viernes, 20 de febrero de 2009

Ruptura

Subió velozmente la escalera y se encerró en su cuarto. El ruido del portazo salió de su garganta. Se acostó boca abajo. Como si el colchón pudiera absorber tanta angustia. Se puso la almohada encima de su cabeza. “Nadie puede huir de sí mismo”. Inundó la colcha. No se movió. Durante dos horas no se movió. Después buscó en los cajones. Rompió todas las fotos. Despellejó los portarretratos. Junto todas las cartas y las deshojó. Se miró en el espejo. Un largo rato. Se secó las lágrimas ya secas. Se peino las venas. Se maquilló los latidos. Sonrío. Ya estaba lista. Las mujeres son así…

4 comentarios:

Nuria K. dijo...

Por supuesto, no todas, no todas...

carolina dijo...

Las mujeres olvidan rápido. Cuando termino una relación siento una tristeza terrible. Poco después ya estoy enamorada de otra persona. lo admito.

Ine K. dijo...

Qué fuerza que tiene este escrito, Nuri, cala hondo.
Yo hubiera escrito en plural:"que tenemos las mujeres, al final"
Ine K.

Nuria K. dijo...

Ine: esta vez no coicidimos. En primer lugar porque yo soy la autora pero no la narradora de este relato. Es una historia contada en tercera persona (la puede estar narrando tanto un hombre como una mujer) En segundo lugar, porque no me siento identificada con ese tipo de conductas. Un beso.