martes, 23 de diciembre de 2008

Miralo bien


Mirá mi hombro.
Miralo fijamente.
No intentes escapar de su seducción.
Allí está.
Miralo bien.
Con tus pupilas más enteras.
¡No lo toques!. Si lo hacés no hay salvación.
Pero vos eso lo sabes.
O lo intuís.
O de alguna manera lo inventás.
Debés cuidarte de su textura.
Te mancha los ojos.
Te ensucia la saliva.
Miralo bien, pero sin mirarlo.
¿Ya murió el espectáculo del amor?

3 comentarios:

Mari dijo...

¿Ya murió el espectáculo del amor? Me encantó.

Laura dijo...

cheque tu blog, me sorprendiste!!! que lindo lo que escribis....

Ine K. dijo...

No debería morir el espectáculo del amor, por lo menos mientras haya personas como vos que reparan
en ello...
Ine K