jueves, 31 de diciembre de 2009

Cristina


Cristina no tiene edad.
Está perdida en el laberinto de su maquillaje desalineado.
Los escombros de su cuerpo se acomodan, se visten de mujer.
Sus tacos sostienen torpemente el peso de la infamia que cargan sus piernas.
Cristina no tiene sueños.
Su espejo siempre refleja el opaco cuarto roto,
de sábanas calientes, de olores que se agitan.
Cristina no tiene piel.
Está cubierta de huellas ajenas. Sus ojos sin cielo, sus uñas desposeídas de sortilegios.
Cristina no tiene voz.
La perdió en alguna boca, en algún beso arañado.
No puede pronunciar palabras; tampoco sabría qué decir.
Cristina no tiene nombre.
Se pasea sin edad, sin sueños, sin ojos, sin piel, sin voz.
Y oscuridad tras oscuridad abre la puerta de su templo y deja entrar a cualquier intruso, sabiendo que no hay vacío tan grande como los cajones de su cuerpo.

11 comentarios:

Galán de Barrio dijo...

Linda descripción de una persona, me gustaron los detalles de su vida que elegiste para contarnos

Besos y buen ao Nuria, bienvenida al barrio

PD: que te llames Nuria "K" y que tu personaje sea "Cristina" resulta sospechoso... jaja

Beso

Nuria K. dijo...

Ja, ja, ja...
Es mera coincidencia. La K es la inicial de mi apellido. Y la Cristina del texto està tan lejos de ser CRISTINA K... Saludos.

Mari dijo...

wuau, que fuerte!!! me encantò. Felices fiestas, tu seguidora!!

Palabrota dijo...

"cubierta de huellas ajenas"
muy bueno.
Cortázar tiene razón, casi siempre, somos alfombra que "soporta su lenta lluvia de zapatos"
cuidado con lo que pisas.

Nikospeakon dijo...

... al parecer Cristina tiene muy poco o me atrevería a decir casi nada, pero se tan poco de tantas cosas que mi observación es obsoleta y despreciable, al parecer Cristina tiene muy poco o casi nada, pero lo que está claro es que tiene futuro, después de chequear en su espejo el fondo de sus escombros, después de balancear con torpe delicadeza su cuerpo sobre sus tacos, después de haber perdido su traje de piel humana, después de todo Cristina siempre va a tener algo o por lo menos su mero existir dejara algo ...

... gracias por la observación en mi posteo, por favor, es para mí un honor que se tome el tiempo de leer y que aporte desde un punto de vista diferente, son estas situaciones las que vuelven rico e interesante el compartir en palabras lo que se siente ...

Nuria K. dijo...

Mari: ja, ja, ja, es un honor que seas "mi seguidora". Felicidades a vos tambièn.
Palabrota: no sè si un autor "tiene razòn" al crear una imagen o un texto, no es la razòn precisamente lo que se persigue o lo que motiva a hacer literatura. Està muy buena la frase que citaste. Gracias por compartirla y dejar tu comentario.
Nikospeakon: mmm, tu mirada es muy optimista, tiene realmente un futuro??? Su mero existir dejarà algo??? Yo creo que Cristina se abandonó a sì misma; a su suerte; a su mundo. Seguramente muera cuando alguien la golpee demasiado (aunque ella ya no sentirà dolor) o quizàs se deje morir una mañana, vestida de noche. Tal vez la encuentre algùn cliente y asustado avise a la policía. Nadie reclamarà su cuerpo. Gracias por tu comentario. Saludos

Claudio dijo...

Me gustó mucho el final especialmente la frase El cuarto de su cuerpo. muy buena!!!!!!!!! Feliz año!!!!!

Tierras de Georgelott dijo...

wuaw...
(buenas metaforas)
saludos.

Nuria K. dijo...

Hola Georgina, gracias por tu comentario. Saludos!

salmon ensabinado dijo...

Hay esa cristina !!! me condiciono mucho en las primeras lineas del texto!!!
Menos mal...
Muy buen post! me genero muchas sensaciones, descripciones fuertes y hasta caragada de tristeza:
"Sus tacos sostienen torpemente el peso de la infamia que cargan sus piernas"

Un gran saludo!

Nuria K. dijo...

Salmón Ensabinado: gracias por tu lindo comentario. Prometo la próxima vez tener más cuidado en la elección de los nombres en mis textos. Qué lectores sensibles!!! Saludos.